Una huerta en Chacarita

E2014-09-12 08.11.42l fenómeno de las huertas urbanas sigue en ascenso, sin embargo, cruzarse con una a la vuelta de tu casa es como encontrar un oasis en el desierto. Porque cuando el verde se impone en medio del cemento tiene una fuerza titánica. Encontrar que se armó una huerta entre dos medianeras o un panal de abejas en una grieta, es asistir al fenómeno de la naturaleza abriéndose camino. Como las habas, que a pesar de tener poquísima profundidad crecen radiantes en este predio. “Acá es todo cascote, lo que tienen de tierra es muy poco, ves? -señala un camino de granito que se mete por debajo de las parcelas cultivadas- esto sigue hasta allá” me explica Santiago, el encargado de hacer posible el milagro de la creación.

En Loyola y Bonpland, en un predio demolido que promociona un edificio a construir, funciona la huerta en donde crecen lechugas de distintas variedades, rúcula, rabanitos, habas, perejil, romero, tomillo, orégano, menta, brócoli, espinaca y acelga. También aquí se procesan los residuos húmedos -que componen el 50% de nuestros residuos domiciliarios y que ningún programa de separación de residuos contempla -, se reutilizan descartables para hacer plantines y se produce alimento para más de 2o personas.

2014-09-12 08.11.54Los propietarios del predio tienen un estudio de arquitectura en donde funciona un comedor para sus empleados con cocinera y todo. “Ella viene acá y se lleva lo que necesita para cocinar. Y me trae los residuos que los ponemos acá en la abonera” explica sobre el funcionamiento, Santiago. Es un ciclo perfecto: entran residuos, salen alimentos. Algo tan perfecto como el ciclo de la naturaleza. Nada se pierde, eso lo saben hasta las abejas que anidan en la medianera y “se ponen como locas cuando salen las flores”.

Ex empleado de Coca Cola, Santiago compensa sus días de jubilado con el cuidado de esta huerta. “Acá vienen los colegios a aprender cómo reciclar”. Además del compost en donde se degradan los restos que se producen en la cocina -verduras, frutas, cáscaras de huevo, yerba, saquitos de té, borra de café, etc.-, en la del estudio y en la de la casa de Santiago; hay un sector que es un muestrario de recipientes reutilizados. Ahí se encuentra desde una pava de aluminio, vasitos de yogur, un sachet de leche, un filtro de aire de un auto, hasta un maple de huevos con su interior sembrados con perejiles, rúcula y acelga. “Esto me divierte, les muestro todo lo que se puede aprovechar para plantar” explica Santiago.

2014-09-12 08.13.23

Elementos convertidos en macetas

2014-09-12 08.13.49

Un filtro de aire ahora contiene rúcula y perejil

2014-09-12 08.14.07

Un maple con huevos cultivados

Entre los cultivos se ven los rastros de la antigua construcción

Entre los cultivos se ven los rastros de la antigua construcción

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s