Lácteos biodinámicos

choza-590x391

Las vacas pastan en el campo y dan origen a lácteos libres de antibióticos y de estrés.

Recorrer el establecimiento productivo La Choza es cruzarse con otra dimensión, una en la que se escuchan palabras como constelaciones planetarias, fuerzas cósmicas, caos y reestructuración. Esto que suena a una loca ecuación hippie es una manera de tener cultivos y vacas sanas que dan como resultado verduras y lácteos libres de sustancias perjudiciales para la salud. Y es porque el modo de producir que emplean allí es solidario de los ritmos de la naturaleza y de los planetas, dos cosas que parecen habérsenos olvidado desde que vivimos en la ciudad.

En esta estancia que data de 1852 y perteneció a Bernardo de Yrigoyen funciona un tambo con 130 animales (vacas, toros y terneros), una quesería, una huerta con 4 hectáreas de cultivo y un vivero de plantas nativas. Se producen 500 litros de leche por día que se envasan y procesan bajo estrictas normas de higiene. Se fabrica también queso untable, quesos semiduros, manteca y yogures. Una delicia de la casa es el yogur de mora que es elaborado con unos frutales que hay en el predio, una manera más de ver cómo se aprovecha todo en este lugar. La manteca es de un amarillo intenso y en la botella de leche entera uno puede encontrar un reservorio de crema en la tapita, un deleite para el paladar.n_Leche Entera_t_producto_m_634510602271345614_f_resized_DSC04850

En la huerta se realiza la rotación y asociación de cultivos. La primera permite que los nutrientes que una planta obtuvo del suelo sean repuestos de nuevo por otra que se siembra a continuación. Lo segundo permite que una variedad conviva junto a otra, protegiéndola de los insectos y de las plagas.  Las aromáticas, por ejemplo, cumplen esta función de repeler insectos nocivos y atraer a los benéficos. En tanto, para prevenir enfermedades y beneficiar la salud se aplican tratamientos homeopáticos a los cultivos en lugar de agrotóxicos. Y se enriquece el suelo con el compost que se elabora de restos verdes, bosta del ganado y los residuos húmedos del establecimiento. “La idea es que no tengamos que comprar nada, que todo lo que necesitemos salga de aquí” explica uno de los integrantes de La Choza. Las plantas nativas también cumplen la función de controlar las posibles plagas y aportan flora autóctona al predio.

La agricultura biodinámica se basa en los preceptos elaborados por Rudolf Steiner y requiere, entre otras cosas, seguir un calendario lunar para la siembra. Así por ejemplo hay un momento para sembrar las verduras de hoja (acelga, espinaca, rúcula), otro para las raíces (papa, rabanito, cebolla) y otro para los frutos como el tomate. Además respeta las variedades de estación (otoño-invierno y primavera-verano); algo a lo que no solemos estar acostumbrados cuando apelamos a la oferta infinita de las verdulerías.

La Choza no sólo apunta a producir más sano sino que espera aportar un cambio de conciencia acerca de los modos de producir y consumir brindando charlas informativas y visitas guiadas. Más información infolachoza@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s