La verdad de la milanesa

Dicen que los viajes nos hacen ver. Un breve recorrido por la Provincia de Buenos Aires nos puede dar una idea de qué es lo que estamos comiendo.

feed lot 3

Hace poco estuve a unos 200 kilómetros de la Capital y vi vacas sin patas, enterradas hasta el abdomen en corrales de engorde, o como se llaman feed lots. Estas vacas no tenían manchitas negras como es usual en el imaginario de los niños, tampoco eran negras ni marrones, eran color barro, eran costra de ese barro en el que pisan y orinan. Periódicamente ese barro lo remueven porque se llena de bosta y llega un momento que es sanitariamente insostenible, incluso para estas vacas. La acumulación de sus excretas es de tal magnitud que genera oleadas de olor nauseabundo y moscas que llegan a la ciudad que está a pocos metros de los corrales y se respira en todos lados. Pero muchos de los que allí trabajan viven en la ciudad, pagando con su salud, el salario que perciben. Estas vacas no pisan pasto, ni caminan, cuentan los movimientos que pueden hacer dentro de los metros del corral. Estas vacas tampoco pastan sino que comen alimento balanceado de unos comederos. La mirada de las vacas nos solía transmitir calma, estas vacas no miran.

Feed lot 2

Cuando vuelvo del viaje me encuentro en una escena cotidiana en la que mi hijo señala una taza que tenemos con forma de vaca y me dice “muuuu”. Me pregunto cómo voy a explicarle a mi hijo que nuestras vacas ya no no tienen patas, ni caminan en las praderas, ni pastan, ni abonan la tierra con su bosta. Cómo le voy a explicar que esta manera de hacer carne para las milanesas es tan nociva para el tipo de esa localidad como para nosotros que nos comemos los antibióticos rebozados en pan rallado. Y sino díganselo a Messi que desde que cambió su dieta y dejó de comer carne, gaseosas y alimentos procesados dejó de vomitar y ganó masa muscular .

Antes nuestras vacas eran como las imagina mi hijo, hasta que el feed lot se volvió política de Estado para dejar lugar en la tierra a cultivos mas rentables y venenosos como la soja transgénica, para abaratar los costos de producción, para acelerar el engorde, para que cada vez podamos comer más carne más barata. Ojalá la soberanía alimentaria se volviera política de Estado y pudiéramos respondernos si comer esta carne nos hace más saludables.

Anuncios

Cinco libros para tus hijos

2015-04-24 09.15.57CON TUCHO NO HAY TACHOS es la primer obra de la Editorial Muchas Nueces, una cooperativa de jóvenes que encontraron otra manera de escribir y publicar otros relatos. Financiaron la impresión con la venta de papel para reciclar, lo que es totalmente coherente con este relato sobre los residuos. Dieron al papel descartado una nueva utilidad y demostraron que la puesta en valor de los residuos es posible y necesaria en una sociedad de hiperconsumismo. En este relato,Tucho un niño curioso, ve en los residuos posibilidades de juego. Enseñará a Isabel, su amiguita, a ver las cosas de otra manera.

           LA DULCE VICTORIA  cuenta una historia de fábrica recuperada pero no hay ciudad sino bosque. Los insectos son explotados y 2015-04-24 09.16.54forzados a trabajar a destajo, cualquier similitud con lo que hace nuestro modelo de producción con la naturaleza no es pura coincidencia. En la contratapa explica “Un grupo de bichitos es contratado para trabajar en una fábrica de caramelos. A pesar de ser muy pequeños harán cosas sorprendentes y demostrarán que la unión hace a la fuerza. Esta es una historia de lucha y compromiso, que demuestra la dignidad y la solidaridad, valores a los que nunca se debe renunciar”. El libro está escrito en rima y cuenta con las bellísimas ilustraciones del mismo autor, Juan Manuel Gaucher Troncoso. Se consigue en Editorial Muchas Nueces.

L2015-04-24 09.16.33A FABULOSA HISTORIA DE LA SOJITA TRAVIESA forma parte de la trilogía sobre monocultivo, megaminería y bosques nativos que creó Martín Crespi. En este libro le explica a los niños qué son los transgénicos y cómo impactan los monocultivos de soja y de ideas, en nuestro país. En el sitio de la editorial Pachamamita Libros, explica el por qué de los libros con temática ambiental para niños “Porque desde chicos sabemos que muchas inundaciones se evitarían sino se destruyeran los bosques nativos. Porque los agrotóxicos no son inocuos, ni la infancia es inmune a ellos. Porque el oro y los metales tienen un valor de mercado, pero el agua y la vida tienen un valor de futuro. Porque la soja desaloja, porque los montes se desmontan y porque la mina contamina”. El libro esta hecho en papel no blanqueado y viene traducido al guaraní. Cuenta con un glosario en donde se explican términos como glifosato, herbicida y monocultivo. Además viene con un crucigrama, un dibujo espejado, trabalenguas y sopas de letras. También con hojas para escribir y dibujos para pintar. Este sábado 25 a las 19 hs lo encontrás en la Feria del Libro.

LA ASOMBROSA HISTORIA DE LA MEGAMINERIA Y LAS MINIREGALIAS Crespi nos cuenta en rima el desastre ambiental que provoca el modelo extractivista minero y las luchas de resistencia. En un lenguaje accesible y divertido explica con claridad algo que parece tan difícil de comprender a los políticos. “Muelen y trituran las rocas, levantando un polvillo que mucha tos provoca. Separan los metales con cianuro, en un laguito artificial bastante inseguro” nos regalan sus páginas que están traducidas al quechua. También viene con juegos y mensajes para los no tan chicos.

El último de la saga es LA SORPRENDENTE HISTORIA DE LOS TRONQUITOS Y LOS ARBOLITOS que dedica a “quienes siembran esperanzas”. Aquí cuenta, siempre en divertida rima, la historia de un bosque implantado en lugar de uno nativo para la producción de pasta celulosa. Sin mencionarlo Crespi está hablando de la Ley de Bosques, de las pasteras y los conflictos que son conocidos en nuestro país, del monocultivo y una vez más de los agrotóxicos. “Que los árboles artificiales no nos tapen los bosques naturales” esperemos que en nuestros hijos florezcan estas esperanzas.

Concurso Nacional de Cortos Ambientales: Boy Olmi, Daniel Burman y Nicole Newman serán jurado

Foto: Joaquín Amoia

En el Día Internacional de la Biodiversidad, la productora Green Tara lanzó la segunda edición del concurso en Casa Natura. Los ganadores del certamen se darán a conocer en Agosto.

El jurado se compone del actor y director Boy Olmi; la modelo, Nicole Newman; el periodista de TN Ecología, Sergio Elguezabal; el cineasta Daniel Burman; la editora de la revista Ecomanía, Lucía Peró; y el fundador de Sustentator, Rodrigo Herrera Vegas. Sigue leyendo

Feria de alimentos orgánicos en San Telmo

Para muchos argentinos lo orgánico es tan ajeno como pensar en una alimentación consciente, capaz de ingerir lo que necesita el cuerpo y no cualquier cosa que lo llene. Si bien hace algunos años que la tendencia de la alimentación sana viene sumando adeptos en el país, todavía la mayoría la ignora. De manera que los eventos como esta feria pueden ser la oportunidad para adentrarse en una reflexión acerca de cómo y qué es lo que comemos.

Durante el domingo 29 y el lunes feriado del 30 de abril, 20.000 personas pasearon y degustaron los stands de 35 productores en el barrio de San Telmo. Aceites, semillas, verduras, plantines, tés, cafés orgánicos, comida natural, quesos, dulces y cervezas, entre otros alimentos fueron ofrecidos a los asistentes en un evento organizado por la revista Planeta Joy con motivo de su 10º aniversario.

Libre de agroquímicos
También clases de yoga y charlas sobre alimentación saludable, comida orgánica y natural, alimentación viva (raw food) y técnicas de huerta fueron ofrecidas al público en la carpa montada sobre Av. Caseros. Allí se explicaron las diferencias entre los productos orgánicos, los producidos con criterio agroecológico y los naturales porque, comúnmente, se tienden a confundir. Sin entrar en detalles, lo más importante a tener en cuenta es que se trata de alimentos producidos sin agroquímicos ni conservantes, sustancias que cotidianamente ingerimos pero que son tóxicas y en algunos países hasta están prohibidas. Y esta característica no sólo concierne al consumidor final sino también al productor que evita estar expuesto a los químicos, y al ambiente que no se ve perjudicado por estas sustancias.

La alimentación consciente implica también poder acceder a la información sobre los productos que uno consume. Porque con cada acto de compra uno adhiere a un modelo de producción y tiene el derecho a elegir ser cómplice de un modelo que expulsa poblaciones, que contamina, que causa enfermedades o adherir a uno respetuoso de los ciclos de la naturaleza y justo para todos los implicados en el proceso. Pero todavía este derecho del consumidor está opacado por las empresas que pretender seguir engañando a sus clientes.

Segunda edición
Esperemos que la segunda edición del Buenos Aires Market en junio, se convierta en un punto de encuentro para productores y consumidores interesados en la alimentación sana y natural.

“No hay industrias contaminantes, hay industriales que contaminan”

Dr. José Luis Armella, juez de Quilmes que lleva delante la causa por el saneamiento del Riachuelo

Lo dijo el Dr. Luis Armella, juez de Quilmes y responsable del cumplimiento de la orden de la Corte Suprema de Justicia en el saneamiento del Riachuelo. Aconsejó a los empresarios no malgastar recursos y readecuar los establecimientos. Garantizó acompañar a quienes se sumen al proceso para dar trabajo genuino. 

Armella  fue directo: “Mi consejo es, no gasten más en estudios jurídicos, inviertan más en ingenieros, les va a salir más barato y van a llegar antes a lo que todos estamos buscando”.

Manifestó su predisposición a acompañar la readecuación de las industrias para garantizar la continuidad del trabajo y denunció las artimañas de algunos empresarios irresponsables que “tiran cloro cuando llega el inspector o diluyen el vuelco” y pidió que “me ayuden, para mi es muy difícil clausurar, para mi es muy difícil sancionar,  yo los necesito porque no puedo tener una cuenca sin trabajo”.

Apuntó a las tecnologías para la producción limpia para que ningún establecimiento tenga que irse y puedan adaptarse “hoy existe la tecnología  para que esto se haga, por eso les digo que no hay industria contaminante, hay industriales que contaminan”.

Habló de su responsabilidad como juez ante la complejidad del fenómeno. “Cuando me asignaron el caso me pregunté ¿y qué es lo que tengo que sanear yo? ¿Aire, agua, tierra? No, la tarea es un poco más compleja, hay que empezar saneando vicios, costumbres, malos hábitos; es decir, empezar desde una manera periférica hasta llegar al mismo espejo de agua. Si uno no comprende qué es la cuenca MR, cuál es el contenido social, político, económico; cuál es el peso específico de las industrias radicadas ahí dentro del contexto del estado nacional, esto terminaría en un fracaso. Por eso es fundamental entender omnicomprensivamente qué es lo que vamos a sanear. Y el que crea que sanear es solamente medir los valores del agua, del cromo y del plomo, está muy equivocado

Recordó cuando por orden de la justicia se creó ACUMAR como único órgano administrativo que se encargase de la aplicación de la autoridad de saneamiento en la totalidad de la cuenca. “La única forma de poder sanear la cuenca es tomarla tal cual Dios la hizo, en toda su conformación y en toda su dimensión geográfica y no dividiéndola por jurisdicciones. El rio en su discurrir no conoce de jurisdicciones, toda ésta superposición de jurisdicciones políticas, administrativas y las del mismo poder judicial hizo que durante décadas fuese imposible llevar adelante una verdadera tarea de saneamiento”.
Por último agradeció la oportunidad para hablarles a los industriales y a las entidades que los representan porque son actores fundamentales y aliados estratégicos en la tarea del saneamiento. Fue en I Conferencia Ambiental en Responsabilidad Social en Cuencas Matanza-Riachuelo y Reconquista, organizada por la Unión de Industriales para el Saneamiento de las Cuencas el 17 de abril.